Candidiasis cronica

descargaCANDIDIASIS CRÓNICA por Cala H. Cervera (nutricionista ortomolecular)

 Extraído del libro La Nutrición Ortomolecular de Cala H. Cervera, editorial RobinBook.     

 

¿Sufres de síntomas crónicos inexplicables como cansancio, molestias intestinales, migrañas, dolores musculares, alergias…? ¿Las pruebas y analíticas médicas que te han hecho no revelan nada? ¿Te han dicho que tus síntomas son fruto de la ansiedad, del estrés o de la depresión que “supuestamente” padeces? Si es así, es probable que, al igual que muchas otras personas, tal vez sufras de candidiasis crónica. 

¿QUÉ ES LA CANDIDIASIS?

La candidiasis es una infección causada por una levadura de la familia de las Cándidas. Existen unas 150 especies  de cándidas distintas, por ejemplo, la Candida Kruse, Candida Glabrata, Candida Tropicalis, Candida Parapsilosis etc. Sin embargo, la más común en nuestro organismo es la Cándida Albicans.

Las levaduras están presentes en todos nosotros poco después de nacer y viven en armonía con nosotros. Se encuentran en la piel, aparato digestivo y genitourinario. Su función es absorber cierta cantidad de metales pesados para que no entren en la sangre,  nos ayudan a degradar restos de carbohidratos mal digeridos, y junto con las bacterias mantienen nuestro equilibrio intestinal y el pH.

La flora intestinal y vaginal junto con el sistema inmunitario nos ayudan a mantener estas levaduras bajo control.

Sin embargo, existen una serie de factores que pueden deprimirnos el sistema inmunitario y desequilibrar la flora intestinal, causando el crecimiento excesivo de estas levaduras y, por consiguiente, la enfermedad.

Estos factores son:

Exceso de azúcar o carbohidratos refinados: Éstos son el alimento principal de las cándidas.  A parte de alimentarlas directamente, los azúcar y harinas refinadas aumentan los niveles de glucosa en la sangre, a través de la cual, también podemos alimentarlas.

Consumo habitual de agua del grifo: El cloro destruye la flora intestinal, y el flúor deprime el sistema inmunitario.

Uso de antibióticos, cortisona y hormonas sexuales sintéticas: Los antibióticos destruyen la flora intestinal bacteriana, pero no las cándidas. Esto hace que puedan crecer sin ningún microorganismo que las controle. Por otro lado, la cortisona deprime el sistema inmunitario, y las hormonas sintéticas, entre otros daños, destruyen ciertos nutrientes (como la vitamina B6) vitales para la salud del sistema inmunitario.

Embarazo: Durante este etapa los niveles de progesterona aumentan, induciendo a las glándulas endometriales a producir glucógeno, lo cual favorece el crecimiento de las Candidas vaginales. Por otro lado, unos niveles altos de progesterona pueden provocar resistencia a la insulina, causando un exceso de glucosa en la sangre y favoreciendo el crecimiento de las cándidas.

Estrés continuo: Un exceso de cortisol deprime el sistema inmunitario, aumenta los niveles de glucosa y destruye la flora bacteriana intestinal.

Disminución de las secreciones digestivas: La falta de ácido clorhídrico y de enzimas digestivas impide la correcta digestión de los alimentos, produciendo fermentación y putrefacción intestinal. Esto genera sustancias irritantes para la mucosa intestinal, favoreciendo el desequilibrio de la flora intestinal y  el crecimiento de las cándidas. 

Falta de nutrientes: Necesitamos una gran cantidad de nutrientes necesarios para mantener el sistema inmunitario sano, regular las hormonas, mantener una producción sana de secreciones digestivas y regular la glucosa, factores todos de vital importancia para el control de las cándidas. Cuando sufrimos desnutrición, las cándidas tienen más oportunidad de crecer. 

Los síntomas más comunes en pacientes con candidiasis crónica son:

Fatiga

Malestar general

Dolores de cabeza

Distensión abdominal

Diarreas y/o estreñimiento

Indigestión

Ardor estomacal

Deseo de comer carhohidratos (dulces, pasta, pan, etc)

Depresión

Mareo

Sensación de resaca por las mañanas

Dolor de articulaciones y músculos

Molestias vaginales (picores, irritación, heridas etc)

Retención de líquidos

Insomnio

Infecciones crónicas

Alergias

Picor anal

Afonía

Congestión nasal

Ahogo

Problemas de uñas

Molestias oculares y de oídos 

Las enfermedades y desequilibrios relacionados con una candidiasis crónica son:

Enfermedad de Crohn

Colitis

Síndrome del Intestino Irritable

Artritis reumatoide

Lupus

Asma

Psoriasis y eccema

Sinusitis

Esclerosis múltiple

Fibromialgia

Síndrome de la fatiga crónica

Hipotiroidismo

Hipoglucemia

Depresión y estados de ansiedad

Anemia

 Así pues, el tema de la candidiasis no se limita a una sintomatología localizada. 

 

 

 

 

 

 

 

About niemenca

Mi nombre es Carolina, soy naturopata, especialista en Nutrición Ortomolecular
This entry was posted in Tratamiento Natural. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s